Qué va a pasar con los créditos hipotecarios UVA y cuáles son las medidas que planea el Gobierno para asistir a los endeudados

0
238
En medio de reclamos de un colectivo de afectados por este tipo de préstamos, y mientras se tratan dos proyectos en el Congreso, el Ejecutivo pretende que ninguna cuota pueda superar el 35% del salario familiar.

Luego del descongelamiento de las cuotas del mes pasado, los bancos que brindaron préstamos hipotecarios UVA, cuyo coeficiente se actualiza por inflación, decidieron ofrecer una solución a los clientes morosos. En ese sentido, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat anunció distintas medidas destinadas a determinar mecanismos para que ninguna cuota pueda superar el 35% del salario familiar.

“Hemos trabajado mucho en conjunto y pudimos avanzar en un mecanismo para que ningún hipotecado UVA tenga que pagar por sobre el 35% de su salario y ahora cada banco tendrá que definir cuál va a ser el tipo de solución que le brindará a cada caso”, señaló Jorge Ferraresi, titular de dicha cartera.

En declaraciones radiales, Ferraresi detalló que “el Banco Nación y el Banco Provincia –que tienen más de 70.000 créditos UVA otorgados– van a subsidiar las cuotas que superen el 35 por ciento”.

Mientras que “el Banco Hipotecario, donde hay 7.655 tomadores de créditos UVA, se saldrán de la modalidad UVA para ajustarse de acuerdo con la evolución salarial”.

En el caso de Banco Hipotecario, a partir de la decisión tomada por el Comité Ejecutivo del Programa Procrear, se migrará la cartera de créditos otorgados –un total de 7.655– bajo la modalidad UVA, al nuevo sistema de ajuste Hog.Ar a partir del 1 de junio.

El ministro indicó que “el Banco Central es el que rige el sistema financiero a través de la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias, es una entidad autárquica y con ella el gobierno nacional puede generar acuerdos, pero no imponer cosas”.

En relación con la decisión de migrar los créditos del Banco Hipotecario a la fórmula Hog.Ar, detalló: “Es el banco (Hipotecario), que nosotros manejamos a través del Fiduciario del Procrear, y lo hacemos como un disparador para demostrar cómo impacta en el sistema financiero”.

Esta nueva fórmula permitirá una mayor previsibilidad y seguridad en las cuotas, debido a su vinculación con la variación salarial, protegiendo los ingresos de las familias adjudicatarias.

Se trata de un total de 7.655 créditos financiados plenamente por el Estado Nacional, correspondientes al Programa Procrear en las líneas de Desarrollos Urbanísticos, Lotes con Servicios y Construcción.

Estas medidas se dan en el marco del seguimiento coordinado con el Banco Central de la relación cuota/ingreso de los créditos UVA, donde la entidad monitorea y permite obtener una alerta temprana para identificar y dar solución a posibles casos de riesgo que afecten a personas deudoras.

Cabe destacar que el Banco Nación otorgó el 47% de los créditos UVA que se crearon durante el gobierno de Mauricio Macri y que, si bien presentan un muy bajo índice de morosidad, para un grupo reducido de deudores se ha hecho muy complejo debido a la alta inflación y la pérdida de empleo y del ingreso real de los últimos años.

En el caso del Nación, la morosidad de estos préstamos es del 0,25%, similar a la del sistema financiero en general, sobre los 48.627 créditos ajustables por inflación que otorgó el principal banco público del país.

Por su parte, el Banco Provincia tiene 16.677 préstamos hipotecarios UVA vigentes, con una tasa de mora del 0,8 por ciento.

En tanto, el Banco Central anunció el jueves que implementará una instancia de monitoreo y alerta temprana para identificar posibles casos de riesgo que afecten a deudores hipotecarios UVA, en los que la relación cuota-ingreso supere los límites establecidos por el Decreto 767/20.

En línea con esto, Ferraresi manifestó que “es muy heterogéneo el universo de los hipotecados, hay muchos que no tienen ningún riesgo pero para los que sí lo tienen, tanto desde el Banco Central como desde el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat buscaremos soluciones particulares, con un encuadre justo y de tranquilidad”.

El año pasado, el gobierno nacional estableció el congelamiento de las cuotas de créditos hipotecarios actualizados por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) con vigencia entre abril de 2020 y enero de 2021, en el marco de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

Luego, para evitar saltos sustanciales en las cuotas tras el prolongado período de congelamiento, el Gobierno estableció un mecanismo de convergencia con vigencia entre febrero de 2021 y julio de 2022.

Para prevenir posibles situaciones de vulnerabilidad durante la convergencia se estableció un mecanismo de reaseguro, que obliga a las entidades financieras a ofrecer facilidades a los deudores siempre que la incidencia de las cuotas supere el 35% de los ingresos.

Según las relaciones cuota-ingreso declaradas por las entidades financieras otorgantes para cada una de las financiaciones, más del 90% de las personas deudoras enfrentará una relación cuota-ingreso inferior al 35% en julio de 2022, cuando finalice el cronograma de convergencia.

Por este motivo, el monitoreo iniciado por el Banco Central buscará generar alertas tempranas para identificar y atender posibles casos de riesgo que afecten a personas deudoras.

Cuestionamientos de los endeudados

Tras los anuncios, el colectivo Hipotecados UVA expresó en la red social Twitter que “el tope a la cuota no es una solución de fondo” y señaló la necesidad de “una ley justa respecto a la codicia de los bancos y el sistema financiero”.

La semana pasada, la Comisión de Economía Nacional e Inversión del Senado comenzó a discutir dos proyectos de ley -de Julio Cobos y Mario Fiad- que proponen renegociar los contratos y regular las operaciones ante el incremento de la inflación.

De este modo, se buscan distintas soluciones para las 105 mil familias endeudas con el mecanismo de créditos hipotecarios UVA, que fueron lanzados en abril de 2017 durante la gestión de Macri, copiando el sistema aplicado en Chile.

Los créditos se ajustan a través de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que evoluciona con la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que calcula el Indec, con lo cual el impacto de las cuotas sobre los salarios de los deudores fue cada vez más alto.

Fuente: Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here