«En 2020 hubo clases y en 2021 continúan» – Escribe Eduardo Sandez

0
230

El Inicio de un nuevo ciclo lectivo luego de un 2020 tan particular a nivel mundial y donde presumo «la presencialidad no será la regla» nos pondrá frente a nuevos desafios institucionales y curriculares porque si de algo estamos seguros es que el tiempo de pandemia cambió de raiz los contextos en que se enseña y/o se aprende. El plan Jurisdiccional para un regreso seguro a las clases presenciales nos remite a la idea de un retorno secuencial, alternado y paulatino de los alumnos que garantice el distanciamiento social requerido. El conjunto de pautas para ordenar y organizar las actividades escolares, indefectiblemente debe ser llevado a cabo bajo riguroso cumplimiento de los protocolos para no poner en riesgo a las familias ni a los alumnos y para alejar cualquier posibilidad de que las escuelas sean quienes llevan adelante los ciclos de transmisión viral. El Gobierno Provincial anunció que el 1° de marzo se inicia el ciclo lectivo 2021 en todo el territorio bonaerense. El parámetro sanitario determinará de qué manera y cómo será dicho comienzo en cada distrito y a su vez distintas consideraciones que surgen de los 8 protocolos, permitirán a cada institución educativa analizar estrategias u esquemas de presencialidad posibles que no necesariamente coincidirán con las de otros establecimientos de la misma ciudad. Sin lugar a dudas la enorme tarea de las comunidades educativas en 2020 dimensionaron como nunca el valor social de la escuela. La demanda pedagógica junto con la de carácter asistencial en ese terrible contexto de pandemia obligaron a reinventarse permanentemente, sumado a ello la infinidad de inconvenientes con el recurso tecnológico y la conectividad que además de no ser gratis son por un lado escasos y por otro muy deficientes. Vale la pena mencionar este arduo trabajo porque a la par y siendo previsores, se realizaron aportes o insumos para que en el marco del frente gremial y en un trabajo que llevo varios meses con autoridades provinciales de salud y educación se pudieron elaborar los protocolos que hoy nos permiten pensar en un regreso a la presencialidad con todos los recaudos y cuidados. La presencialidad no es un hecho individual sino que obedece a políticas sanitarias, educativas y comunitarias, por lo tanto la letra de dichos protocolos nos permite aseverar con toda certeza que de ningún modo es posible una presencialidad generalizada. Mas allá de la pandemia se analizan también las características edilicias de cada establecimiento y esto también es un parámetro para determinar habitabilidad y en caso de ser posible, ya pensar el modo y distribución de los alumnos y docentes en el espacio físico del aula. Debe respetarse la distancia de 1.50 mts entre alumnos y de 2mts con el docente, se debe garantizar ventilación natural, uso obligatorio de tapaboca y nariz, desinfección permanente individual y personal de los espacios y tomar la fiebre a todo aquel que ingrese al establecimiento.

Es esencial que no falten elementos de limpieza e higiene. Los consejos escolares cuentan con partidas presupuestarias para tal efecto. En 2020 HUBO CLASES y mucho trabajo para los docentes, en 2021 continúan. La vacuna es un aliciente muy esperanzador pero debe quedar claro que mientras no cambie la situación sanitaria es imposible pensar en escuelas con plena presencialidad.

Profesor Eduardo Sandez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here