La Mesa de Enlace agropecuaria (sin Coninagro) anunció paro de tres días

0
117

La decisión no fue unánime. De todas formas, ayer la Mesa de Enlace (sin Coninagro) anunció un paro de tres días que incluirá un cese de comercialización de granos a modo de protesta luego de que el Gobierno dispusiera la suspensión temporal de las exportaciones de maíz. Le medida se llevará a cabo desde el próximo lunes 11 hasta el miércoles 13.

Esta huelga organizada por el campo, se convertiría en la segunda contra el Gobierno de Alberto Fernández. La primera, de real poco impacto, sucedió en marzo del año pasado, previo al estallido de la pandemia de covid, cuando el Gobierno incrementó las retenciones a la soja hasta el actual 33%.

En este contexto, la Sociedad Rural Argentina, CRA y Federación Agraria avanzan con una medida de fuerza que podría incluir además la permanencia y control en las rutas por parte de los productores autoconvocados -que no pertenecen a ninguna de estas entidades gremiales- y que durante esta semana tienen programadas diversas asambleas con el objetivo también de consensuar una medida de fuerza. Por lo pronto, los autoconvocados, mediante un comunicado, instaron esta semana a sus colegas a no vender el maíz a menos de $19.000 la tonelada. La explicación es que si el producto no se puede exportador tampoco debería descontarse de su precio los derechos de exportación.

Mientras tanto desde el Gobierno explican que el cierre de las exportaciones de maíz de manera temporal hasta marzo próximo, responde únicamente al objetivo de cuidar los precios de las carnes, leche y huevos en el mercado interno, ya que el grano es destinado primordialmente a la alimentación animal. “No hay un ánimo intervencionista sino de cuidar el bolsillo de los argentinos”, detalló una fuente del oficialismo a Ámbito.

El Gobierno busca claramente contener la inflación que en los últimos meses se disparó de la mano de las subas de los precios de los alimentos. La carne vacuna, un producto indispensable de la canasta básica, acumulaba hasta noviembre un incremento del 53,6%, lo que representa más de 20 puntos por encima de la inflación. En un contexto en el que el maíz cotiza a valores récord mostrando una suba desde abril superior al 50%.

Lo cierto es que la medida no cayó nada bien en el sector y las críticas no solo llegaron de la Mesa de Enlace sino también de entidades más productivas como es el caso de Aapresid y hasta del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Esta coalición que desde su creación se muestra como aliada del Gobierno y con la que busca llegar a un acuerdo para promulgar una ley de fomento al sector, le envió una carta el Presidente en la que no solo se mostró en contra de la medida sino que solicitaron la apertura del diálogo para encontrar una opción superadora.

“Estamos abiertos a buscar otras formas y mecanismos para atender las necesidades de combatir la inflación y el abastecimiento local. Somos los primeros interesados y damnificados cuando los argentinos sufrimos problemas de seguridad alimentaria y de precios altos de los alimentos. Cerrar exportaciones es el peor camino para contener la inflación o brindar garantías de seguridad alimentaria. No vamos a convalidar medidas de esa naturaleza. El camino no es el de decisiones arbitrarias que desconocen la realidad económica y social de nuestro país”, detalla la misiva que también fue enviada al ministro de Economía, Martín Guzmán, a su par de Agricultura, Luis Basterra y al Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, entre otros.

Por su parte, la Mesa de Enlace que también es parte del CAA -a excepción de la Sociedad Rural- no esperó la respuesta a la carta enviada al Presidente y por el contrario prefirió avanzar con una medida de fuerza.

Solo Coninagro, la entidad que representa al sector cooperativista, se desmarcó de la decisión. Incluso su presidente Carlos Iannizzotto aclaró: “No es momento de parar, pero sí de reclamar. No adherir al cese de comercialización es una medida a favor del país, no a favor del Gobierno.

En este marco, el Ejecutivo mira con atención el desarrollo de los eventos pero hasta el momento no estaría dispuesto a dar el brazo a torcer. Remarcan la voluntad de diálogo con el campo pero que el foco hoy está puesto en cuidar el mercado interno.

Fuente: Ámbito

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here