Se acerca el Receso Invernal, ¿cuál es la realidad de los principales centros turísticos de la Provincia?

0
223

Se acerca una de las fechas más esperadas para el turismo. Sin embargo, esta vez, será el peor receso invernal de todos. La ayuda no alcanza. El sector reclama la emergencia. La situación en los destinos más elegidos de la Provincia.

Los chicos, los padres y los maestros esperan con ansias la llegada de las vacaciones de invierno. Sobre todo los dos primeros. Se sabe de arduas batallas hogareñas para que los niños dejen la Play y se pongan con los deberes. En cambio, el sector turístico, el que más suele beneficiarse en estos tiempos, sólo aguarda por el fin de la pandemia. Las vacaciones de invierno esta vez, serán simplemente vacaciones de infierno.

Chicos y padres del AMBA no podrán salir de sus casas. Apenas a hacer los mandados. Por ende, tampoco podrán hacerse una escapada este fin de semana largo que se acerca y tampoco tomarse unos días en alguno de los tantos puntos de descanso que tiene la Provincia durante el receso invernal. Se quedarán con las ganas. Aunque no tantas como las que tienen de recibirlos aquellos que viven del turismo y que para estas fechas suelen hacer una diferencia a favor.

No alcanzan los programas de ayuda ni la asistencia, ni de Nación, ni de Provincia, ni de los municipios, que a decir verdad no les llega a todos. Por caso, el Fondo de Auxilio para Prestadores Turísticos (APTur), el cual se definirá este próximo 6 de julio, otorga al beneficiario un aporte no reembolsable de 50.000 pesos, a pagar en dos instancias. En total se entregarán 100 millones de pesos. O sea, quienes recibirán los 50 mil pesos, serán apenas 2000 personas. Se habla de más programas, pero por ahora no hay nada.

Tampoco será suficiente el prometido corredor turístico entre los distritos que se encuentran en fase 5. Tanto en Mar del Plata, Adolfo Alsina, Puán, Tandil, San Miguel del Monte, Chascomús, General Belgrano y Sierra de la Ventana, algunos de los tantos lugares que recorrió La Tecla en estos días (de manera virtual, obviamente), coinciden en que aproximadamente el 80 por ciento del turismo que reciben proviene del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires, el AMBA.

En la serrana ciudad de Tandil, como en otros municipios, estaban a la espera de la posibilidad de la apertura del turismo de proximidad. Sin embargo, aún no hay noticias. Tras la negativa de Provincia dada a conocer días atrás, no hubo más novedades.  «Teniendo el AMBA dentro de la Provincia, y teniendo cerca Olavarría, Chillar y otras ciudades con casos, debemos ser muy prudentes», expresó el Secretario de Turismo, Lole Inza, quien de todos modos se mostró conforme con la apertura de cabañas y hoteles para la gente de la ciudad.

Más allá de hacer hincapié en que no es la solución para el sector ni mucho menos, destacó que los prestadores locales se la rebuscaron como para conseguir una entrada de dinero. «Con descuentos lograron respuesta interesante, están conformes porque el público local se asombra con los lugares que tenemos en Tandil. Va bien, esto es de a poco, pero hay que aclarar que no va a solucionar la realidad turística”, señaló el funcionario.

No sucede lo mismo en Torquinst. Las localidades de Sierra de la Ventana y Villa Ventana son netamente turísticas. No hay posibilidad de recuperación alguna, por mínima que sea, si no vuelve el turismo.  “Acá está todo muerto.  La imposibilidad de llegada de los visitantes arrastra también al comercio y la gastronomía”,  destacó el referente del Frente de Todos local, Carlos Dana, y comentó que el 80 por ciento del turismo viene del AMBA, y el resto de La Pampa y 200 kilómetros a la redonda”.

En San Miguel del Monte, en tanto, el intendente José Castro, decretó un mes atrás el “Desastre turístico” en la ciudad. ¿Alcanza? No. Incluye una exención en el pago de impuestos provinciales a todos los trabajadores del sector, facilidades para adquirir créditos de emergencia brindados por el Banco Provincia y la condonación de la tasa de seguridad e higiene, hasta la cuota 5 inclusive, a todas las personas alcanzadas por el decreto.

Lo mismo sucede en Chascomús.  Teniendo en cuenta que la actividad hotelera y gastronómica son dos de las principales actividades que se ven sumamente golpeadas por no poder operar bajo ninguna circunstancia, el intendente Javier Gastón declaró al partido en situación de ‘Desastre Turístico’ por el término de 180 días». Los beneficios son exención en el pago de impuestos municipales a actividades comerciales vinculadas al turismo, como cabañas, hoteles, gastronomía servicios recreativos y venta de artículos regionales.

Por su parte, en La Feliz, el destino preferido de los bonaerenses, se acaba de presentar un proyecto para crear una Comisión Especial para la recuperación turística, con el propósito de impulsar nuevas estrategias, mediante un trabajo conjunto de los sectores público y privado. La iniciativa pertenece a Ariel Ciano, presidente del bloque de Frente Renovador, quien resaltó “la necesidad de pensar nuevas ideas para la reactivación turística de Mar del Plata una vez que hayamos entrado en la etapa denominada nueva normalidad”.

“En este año 2020 el turismo en invierno, que constituye una fuente importante de ingresos para nuestra economía, será prácticamente nulo por el contexto de pandemia actual; se están sufriendo crudas consecuencias en rubros como alojamiento y recreación, llevan meses con las puertas cerradas, junto a los restaurantes y bares, que tuvieron que adaptarse a las modalidades de venta permitidas”, enfatizó el edil massista, ya apuntando los cañones al día después.

Pedido de emergencia

La situación no es sencilla, claramente. Por eso es que de manera auto convocada, los empresarios hoteleros de todo el país realizaron ayer una “jornada nacional de visibilización” de su reclamo para que el Gobierno nacional declare la “emergencia” en el sector. Esa definición les permitiría acceder a beneficios fiscales para sobrevivir, tras más de 100 días de permanecer con las puertas cerradas.

“A la fecha, se han acumulado numerosos proyectos de declaración tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, las cuales sesionan de manera muy limitada y virtual, mientras el Ejecutivo puso en marcha diversos programas de financiamiento y apoyo, pero que con el correr de las semanas fueron quedando obsoletos”, se dijo en el encuentro.

Y se escuchó un reclamo concreto: que el ATP se aplique para todas las empresas sin distinción de cantidad de empleados, hasta tanto se retome la actividad normal y habitual: la eliminación de todas las contribuciones patronales por el mismo período; la reducción de tarifas de servicios públicos; créditos a tasa cero para capital de trabajo; reducción del IVA al 10,5%; exención de IVA al turismo nacional.

También tomar a cuenta del Impuesto a las Ganancias el gasto en turismo (estas últimas dos, pensando en el “día después”); una amplia moratoria que incluya el pago de todas las deudas generadas hasta el momento de la reapertura y suspensión de las ejecuciones fiscales; exención del impuesto a los créditos y débitos bancarios; y la eliminación de las comisiones de tarjetas de crédito por 12 meses luego de la apertura, para favorecer el consumo.

“El sector está en emergencia. Nuestras empresas dependen en su mayor parte de una actividad que hoy está legalmente prohibida, el turismo, y que no se recuperará rápidamente. El país tiene sus fronteras cerradas y las provincias y municipios impiden la entrada de personas a sus territorios. Nuestros hoteles están cerrados y los establecimientos gastronómicos también desde hace más de 100 días y sin poder avizorar por cuánto tiempo más, previendo que la actividad turística no se reactivará este año”, dijo la presidenta de la FEHGRA (Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina), Graciela Fresno.

“De persistir esta situación, se prevé que el 65 por ciento de los establecimientos hoteleros irán al cierre definitivo de sus hoteles. Y un 75 por ciento dice lo mismo en el ámbito gastronómico. Comprendemos las medidas sanitarias que se toman y las apoyamos, nada hay superior a la vida humana, pero también estamos convencidos que, junto a la vida humana, debe preservarse la vida de las empresas para que al final de esta pandemia puedan seguir dando trabajo y contribuyendo al crecimiento de la economía del país”, concluyó Fresno.

Fuente: Revista La Tecla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here