«Testimonio en primera persona»: HOY VOLUNTARIOS, FLORENSES POR LAS FLORES

0
178

El Testimonio en primera persona en esta oportunidad es de Marcos, uno de los tantos florenses que, sin pedir nada a cambio, no dudaron ni un segundo en ofrecerse para colaborar como Voluntarios en los puestos de acceso a Las Flores que se hacen en el marco de la pandemia por el coronavirus.

Comentó que el equipo de voluntarios tiene el fin de controlar a todas las personas que ingresan a la ciudad y que considera que es “una función muy importante dentro de lo que es esta problemática que estamos viviendo porque lo que buscamos es evitar que el virus ingrese a la ciudad y si hay alguna persona que tiene alguna sintomatología, poder informarlo y que se le haga el seguimiento correspondiente una vez que entre y la cuarentena o lo que fuere que corresponde”.

A medida que pasan los días, el conjunto de colaboradores es cada vez más grande y es importante que cada vez sean más para que cada persona no tenga que sobrecargarse.

Marcos destacó el trabajo que se realiza desde el coordinador del equipo y todos aquellos que asisten y que forman parte de la Municipalidad.

Los voluntarios trabajan en colaboración con Efectivos Policiales que llevan adelante la función del control de los permisos y otro trabajo al que ya están acostumbrados.

Lo que hacen puntualmente los integrantes del conjunto de voluntariado es: uno le toma la temperatura a los ocupantes de los vehículos con el termómetro digital siempre bien higienizado y el otro toma los datos personales básicos y hace un pequeño cuestionario para saber si la persona ha estado con algún otro síntoma como tos, dolor de garganta o también para saber si ha estado en lugares donde hay circulación del virus o con personas que lo tienen al virus. Todos esos datos son volcados a una planilla y llegado el caso se informa para que se le haga el correspondiente seguimiento.

Los accesos habilitados son cuatro en estos momentos y el trabajo es durante las 24 horas en algunos y en otros no porque son cerrados. Los turnos son de 3 o 4 horas solamente que se van cubriendo según las necesidades y las posibilidades de cada uno, lo cual se va coordinando con Hernan, a cargo de la instrumentación.

Los elementos de protección y todo lo que se requiere para que se puedan resguardar están en cada uno de los lugares; esto para cuidarse ellos mismos y para cuidar a su entorno.

Fueron capacitados en el inicio del programa y lo siguen haciendo a cada momento para que puedan trabajar de la manera más segura para ellos y para todos.

“Es una tarea muy importante que la hacemos de manera agradable, predispuesta y las personas que llegan al control  también están todos bien predispuestos y entendemos que nos estamos cuidando entre todos y es la única forma en que vamos a poder superar esto, cuidándonos entre todos y haciendo las cosas que se nos piden como ser quedarnos en casa y en caso de salir, hacerlo de la manera que corresponde”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here