Testimonios en primera persona: HOY FERNANDO Y JOSÉ, TRANSPORTISTAS

0
213
Imagen ilustrativa

Son muchos los trabajadores de nuestra ciudad que durante el Aislamiento ponen en riesgo su vida para tratar de abastecer o garantizar diferentes servicios.

El testimonio en primera persona de esta oportunidad es de dos transportistas de distintos rubros que a diario salen a desarrollar su tarea.

Fernando

El primero de los relatos es el de Fernando, chofer de un camión que transporta combustible.

Él fue el encargado de contar cómo fue mutando su labor desde la instrumentación de la cuarentena y cuáles son las medidas de prevención tomadas en cada una de las acciones.

En el camión cuentan con todos los elementos de protección que son provistos por la empresa y también por el sindicato: barbijos, alcohol en gel y líquido, guantes de látex.

Cuando llegan a la destilería, bajan del vehiculo y entran a la sala de despacho (no más de cuatro personas a la vez y todos con los recaudos). Antes de ingresar, el personal de seguridad encargada del predio les toma la temperatura corporal y si está todo bien, pueden proceder con la actividad.

La factura o remito que tienen para sacar el traslado (que sería del viaje anterior), es entregada en una caja aparte para que no haya contaminación y para que no haya contacto con el despachante que a la vez tiene un acrílico en frente y todos los elementos para protegerse.

“Se cuida todo el mundo, como tiene que ser, de hecho así está dispuesto”, remarcó el transportista.

A continuación procede a sacar el viaje, siempre solo y entra a la isla a cargar el combustible al camión. A partir de ese momento ya no tienen contacto con nadie más, el viaje es solo del chofer que durante el viaje, en este caso, opta por venir con el barbijo puesto para más seguridad personal.

Al llegar a la estación de servicio, se estaciona como corresponde, con la salida de emergencia y demás. Se cumple con todo el procedimiento y el protocolo de descarga, como se indica, y una vez controladas las medidas de seguridad impuestas para poder descargar, se mantiene un contacto con el encargado de turno del emprendimiento comercial (con todas las medidas de protección por igual) y se le entrega la factura pertinente, siempre manteniendo por lo menos los dos metros de distancia de la otra persona y se comienza a recibir las directivas sobre el pozo donde deben depositar el fluido.

José

El otro testimonio es de José, quien hace transportes desde Olavarría a Buenos Aires.

En su narración cuenta que en los últimos viajes que ha realizado ha visto muy poco movimiento, muy poco tráfico en la ruta, y si bien no frena en ninguna ciudad, lo mismo pudo constatar en las estaciones de servicio.

En otro tramo señaló que por suerte hay muchos controles en todas las localidades por las que pasa donde se toma la temperatura y se registra todo. En los accesos a las ciudades también pueden ver que se controla constantemente, igual que en todos los ingresos a Buenos aires.

Particularmente él carga en una cantera de la ciudad de Olavarria donde también se toman todas las medidas de prevención correspondientes. Allí no tienen prácticamente contacto con nadie, solo con una persona que les hace el remito que incluso antes firmaban y ahora ya no.

La empresa les ha brindado los productos de seguridad como alcohol y barbijos.

“Nosotros estamos cuidándonos mucho y esperemos que esto pase rápido para el bien de todos. Así que a cuidarse y el que se puede quedar en la casa que se quede, nosotros lamentablemente tenemos que salir a laburar”, expresó el trabajador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here