Subsecr. José Albarello: «quedan algunas tareas pero a mediados de febrero estaría terminada la rotonda de Pte. Perón y 17 de octubre»

0
251

Días pasados llamó la atención la rotura de un tramo de la obra de la rotonda que se está construyendo en Av. Pte. Perón y Av. 17 de octubre.

El Secretario de Obras Publicas de la Municipalidad, Ricardo Lapadula, explicó a este medio que ese procedimiento se llevó a cabo por personal del área dado que el concreto no tenía un producto importante que garantiza la calidad de la construcción que es el “antisol” y porque tenía una pendiente no adecuada.

Esa obra comenzó a realizarse en la anterior administración ejecutiva por lo que el ex titular de Obras Publicas, Ing. Luis Angilello, respondió que no era cierto que ese segmento no tenía el producto y que fue el actual Subsecretario, Ing. José Albarello, quien había hecho el proyecto y quien estaba fiscalizando los trabajos.

Albarello estuvo en comunicación con Play Radios en la mañana de este miércoles 29 de enero y detalló cómo fue en realidad este proceso.

Comentó que la obra de la rotonda responde a un proyecto que se hizo desde la Subsecretaría de Obras Públicas que estaba a cargo del Arquitecto Ignacio Chervero – en la cual él era Director – y que el proyecto era dirigido por el Ingeniero Civil Rafael Guerendiain.

El funcionario manifestó que no le gustaba la manera en que se estaba trabajando porque se daban órdenes directas desde la Secretaría – primero a través del Secretario Fernando Lahitte – hacia el capataz, por lo que la cuestión operativa se manejaba entre ellos y el Director de Obra cumplía la función de ir a dar un nivel, nada más.

En este marco fue que, cuando se estaba iniciando el suelocemento, por consulta del Ingeniero Guerendiain que tenía dudas de lo que se estaba por concretar, Albarello les hizo hacer una modificación y realizar en toda la superficie una base de hormigón y no de suelocemento como se había indicado en primer término.

Cuando se empezó a excavar para llevar adelante esta tarea, se descubrió un suelo con muy mala calidad. “Eso por ahí entiendo que no les gustó porque retrasó mucho la obra pero realmente no priorizaban la calidad del trabajo si no que querían terminar pero sin las herramientas adecuadas”, añadió.

Si bien el proyecto altimétrico fue hecho por Guerendiain y analizado en conjunto con Albarello, en obra se vio que tenía una pendiente que no era que estaba mal sino que podía estar mejor y fue por eso que propuso modificarlo. No lo pudo hacer cuando recién se había ejecutado por lo que se decidió modificarlo ahora y fue ahí entonces cuando se ordenó picar un poco el espesor de ese hormigón y colocar un producto que une el hormigón nuevo con el viejo.

El problema de la pendiente un poco mayor – que hizo que se tenga que rehacer ese paño – se originó porque se unía con el conducto de desagües pluviales que tiene terminación de pavimento y que estaba un poco más abajo.

Lo que se descubrió ademas que cuando se empezó a picar es que el hormigón no era el de mejor calidad porque cuando se trabajó con el martillo eléctrico debería haberse sacado piedra por piedra y acá salían unos pedazos importantes de concreto que incluso se hubiera roto pronto por el propio uso.

Los motivos de esa baja calidad -como ya había sucedido en el paño anterior – se debían a que el paño no tenía el producto antisol que protege de las altas temperaturas porque no permite que el agua del interior se evapore. En cuanto a esto Albarello señaló que cuando mira un paño de hormigón se da cuenta si tiene el producto porque es muy característico el químico que es como una membrana que le da un color blanquecino al hormigón y se puede ver cuando uno se acerca.

El funcionario contó ademas que se trabajó con un producto que estaba vencido por lo que como no iba a cumplir la misma función, se tenía manipular de otra manera, manteniendo la humedad, cuestión que no se tuvo en cuenta.

“Con el afán de querer mostrar, porque estaban entusiasmados con poder terminar la rotonda, no tenían los elementos con que hacerla”, aseveró.

Económicamente es significativa la rotura porque cada metro cubico de hormigón cuesta un número importante pero Albarello indicó que es preferible romper y tirar dos o tres metros y no tener que hacerlo después cortando la rotonda y demás.

El Ingeniero estima que máximo a mediados de febrero se terminaría y se habilitaría la parte para pasar por la Avenida Presidente Perón y quedaría hacer algunas terminaciones en la esquina y de ensanche en la 17 de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here