Carla Estabillo y Marcelo Urdaniz, Movimiento Evita: “fuimos a la casa de una señora y hacía dos días que estaban a mate con el marido, no tenían qué comer”

0
255

Los referentes del Movimiento Evita Las Flores, Carla Estabillo y Marcelo Urdaniz, visitaron los estudios de Play Radios para contar la actividad social que realiza la agrupación en nuestra ciudad y para hacer un análisis de la actual situación político-económica del país.

Ayuda, no solución

La difícil realidad que viven muchas familias florenses a raíz de las políticas y medidas adoptadas por los gobiernos de turno, lleva a que el movimiento realice un trabajo social más que importante y que lamentablemente se ha tornado necesario.

El grupo lleva adelante un gran número de atenciones sociales en muchas viviendas de nuestra comunidad, incluso en una cantidad que muchos otros vecinos ni se imaginan. “No sé en qué momento pasó que como ser humano hemos perdido gran parte de valores y de ver como está el otro, cómo está el de al lado. Creo que hay muchas personas que crean un microclima y viven de ese microclima y no se involucran, quizás porque les duele, porque no lo pueden solucionar o porque dejan esas cuestiones en manos de alguien más y no se hacen responsables o por ahí es más fácil a veces la critica antes que el involucrarse y tratar de dar una solución”, dijo Carla.

Asimismo indicó que por el trabajo que realizan no son la solución, que la solución es un Estado que esté presente, que no es el caso actualmente, y el trabajo que es el único organizador social. Las políticas que aplica Cambiemos, resaltó, son “políticas genocidas”, porque están matando a la gente y queda demostrado porque hoy hay personas en Las Flores que están viviendo sin luz, desde chicos jóvenes con bebes hasta adultos mayores.

Lo que el grupo brinda, tal como consideran, no es una resolución, es un paliativo, una ayudita que se tiene que hacer porque antes que nada, mejor es hacer, seguir luchando, seguir hablando con la gente para que se sepa y se entienda, incluso en un pueblo que es mayormente trabajador, que no se puede seguir votando estas políticas de ajuste que “matan” y que “hacen pasar hambre” desde los nenes hasta la gente grande.

“Hace poquito fui a una casa de una señora que se contactó con nosotros por Facebook y hacia dos días que estaban a mate con el marido, literal. El primer dia habían pasado mate con galletitas y el segundo día no tenían que comer”, relató.

La referente insistió en que la única solución es que se tome conciencia en qué lugar estamos,  salir un poco del “microclima” que tenemos formado y ver que somos un pueblo trabajador y que “estas políticas nos matan, nos destruyen, destruyeron la red del tejido social”; caminar diez cuadras para la periferia de Las Flores y ver como está el pueblo, como está la gente.

“No sé en qué momento el trabajador perdió la conciencia de trabajador porque me parece que esa es la base”, resumió.

El trabajo social

La agrupación realiza diferentes tareas solidarias, incluso en algunas ocasiones se ha tenido que reforzar la asistencia: entrega de bolsones de comestibles, merendero, feria americana para recaudar dinero y comprar útiles escolares, ollas populares en distintos barrios, huerta.

Hoy en dia son 130 las familias que se asisten con mercadería; además se cuenta con una lista de espera de otras 40 y que sigue aumentando constantemente.

“Hay gente que ya realmente no está comiendo, nosotros hemos abastecido hasta dos o tres veces a algunos hogares con mercadería porque no hay entrada económica, se cortó la changa, el trabajo informal y es desesperante la situación”, remarcó Urdaniz.

Para ilustrar aun más la realidad los referentes comentaron que hasta 2015 el Movimiento
Evita, en la provincia de Buenos Aires, precisamente en el conurbano, no tenía merenderos ni comedores mientras que hoy en dia hay 1550 con la perspectiva de seguir creciendo en invierno. Asimismo se constata que ya no van solamente los chicos, asisten además los padres y los abuelos.

Asimismo se ha conocido que muchas familias han optado por hacer solo una comida o dos en el dia; o por desayunar más tarde, cenar temprano, merendar a la tardecita para suplantar la cena y acostarse temprano.

“En un país donde se produce alimento para 400 millones de personas y somos 40, el país por excelencia del trigo y hay gente que no puede comer pan. La realidad es que son políticas que destruyen a la gente, a todos, sacando a los grandes empresarios”, remarcaron.

Economía popular

El Movimiento Evita trabaja en paralelo con la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, la CTEP.

A partir de esta labor conjunta se está realizando un gran trabajo en lo que es unidades productivas, más que nada en las huertas de donde se sacan alimentos para las personas que trabajan allí y además para asistir a las familias que lo necesitan, que no solo reciben mercadería sino también verduras.

La economía popular, como resaltaron, ha pasado a ocupar un importante espacio en el país porque hay mucha gente que vivió de un trabajo, mal llamado, informal porque las changas son un trabajo formal y que forman parte de lo que son muchos de los oficios.

“Hoy hay un sistema capitalista que está excluyendo a muchos obreros, muchos trabajadores que quedan como descarte de la sociedad y la economía popular ayuda a organizar el trabajo. Obviamente con un Estado presente podemos hablar en otro término, con un Estado ausente no podemos hacer mas nada que huertas y buscarle la vuelta en otras cosas”, expresó Carla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here