Prof. Dr. Darío Bruschi: «un curso que se cierra es una luz que se apaga en educación»

0
840

El Doctor Darío Bruschi, Profesor de tantos florenses, visitó los estudios de FM 107.7 Play Radios para referirse, entre otras cuestiones, al cierre inminente de los Bachilleratos de Adultos tras la medida adoptada por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Un poco de su historia

Comenzó dando clases en el Colegio San Miguel en el año 1968; además estuvo allí de manera consecutiva desde 1974 hasta 1982, año en que se retiró de ese establecimiento. De forma paralela en el año 1976 comenzó a dar en la Escuela Normal; tambien fue parte por el año 1988 de unos cursos en la Escuela Técnica para Asistente Social.

“En ese tiempo no había muchos profesores y tampoco había muchos profesionales como hay hoy entonces casi era prestar un servicio, ir a colaborar con una escuela el ser profesor, pero además era hacer lo que te gusta o lo que te gustaba”, recordó.

Tuvo un receso en la docencia cuando fue Secretario de Gobierno.  Volvió a pedir licencia cuando fue Concejal y finalmente volvió a la Escuela Normal, a donde volvió a solicitar la licencia para los turnos mañana y tarde y no se la concedieron, para asumir el cargo de Juez Municipal de Faltas.

El cierre del Bachillerato

Fue docente del Comercial Nocturno, lo que hoy es el Bachillerato de Adultos que está próximo a cerrarse tras una decisión política del gobierno de turno.

El Profesor Bruschi dijo que esta determinación “golpea a los sentimientos” porque uno ha palpado la función positiva de este nivel que le da la posibilidad de estudiar a aquellas personas que durante el día hace otras actividades.

“¿Esa persona como va a estudiar, de qué otra manera, con qué otra facilidad?”, se preguntó al recordar que lo que se ha informado es que se quiere hacer es una reubicación, es decir pasar a los alumnos al Bachillerato común pero con una especie de tutorías.

Lo que se intenta hacer, tal como considera Bruschi, es un “injerto”, creando así una “imposibilidad a la persona de asistir porque los horarios de la gente más grande van a ser más o menos hasta las 19 o 19.15, no van a poder ir por ejemplo a las dos de la tarde y ya tenemos una limitante”.

Expresó por otra parte que si se lleva delante de esa manera tampoco se va a poder hacer una “reubicación intelectual tampoco de la persona en un curso donde va a haber diferencia de edades y de formaciones anteriores, es decir cada uno va a traer su historia de conocimientos”, lo que aparejará además que no se logre una comunidad de situaciones compartidas como se veía en el Bachillerato Comercial, que en un principio fue de 6 años y luego de 4.

No gasto, si inversión

Indudablemente el Bachillerato no es un gasto, sino una inversión. En cuanto a esto, el Profesor dijo que hay otra limitante bajo el pretexto de una mejor utilización de recursos, términos que ha escuchado en varias oportunidades y que no lo sorprenden “viniendo de quien vienen”.

“No me extraña, si me duele porque un curso que se cierra es una luz que se apaga en educación”, manifestó.

En otro tramo dijo que quizás no hacía falta esta medida que, como tantas, es totalmente inconsulta, aunque él cree que si. Y queda demostrado que sí, que hacía falta, porque en nuestra ciudad ya había alrededor de 70 personas inscriptas para poder estudiar en dichos módulos y a las que se les dijo que no iniciarían esa posibilidad, ese deseo.

Ver a una joven mamá que tenía todas las ilusiones de retomar sus estudios y que tuvo que volverse con la carpeta y todos los útiles recién comprados porque no se abrirá el 1º año del Bachillerato, duele.

Tambien duele, y mucho, la decisión de cerrar Escuelas Rurales a donde van solamente dos o tres chicos. “En el campo eso es criminal”, remarcó, porque es la posibilidad que tienen los trabajadores de la zona agraria de que sus hijos se eduquen. “No podes desde un escritorio ir a cerrarlo, ni decir que se lleva a otro lado, porque a ese chico lo trasplantas y no sabes si todos los trasplantes son buenos”, agregó.

Por otra parte el docente aseguró que hay cosas que no es necesario hacer porque no cree que con estas determinaciones se salven las finanzas de una Provincia o de un país, que lo único que se crean son resentimientos y sentimientos encontrados en un tema en el cual no debería haberlos.

“Estoy totalmente de acuerdo con que continúen y estoy en contra de que se cierren (…) Voy  a seguir manifestando mi opinión en este aspecto mientras no se me muestre un compromiso firmado de las actuales autoridades”, indicó Bruschi quien no tiene intenciones de mezclar la problemática con el ámbito político aunque haya sido meramente una decisión política.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here