Patricia y Osvaldo Pier: “cuanto mas humilde sos, mas te contratan y mas te quieren”

0
244

Decir Patricia Aboy y Osvaldo Pier en nuestra ciudad – y en muchos lados, por supuesto – es decir música y es decir “Grupo Décadas”.

Hace una semana que volvieron a Las Flores porque durante dos meses, y como lo hacen en cada temporada de verano siempre que las posibilidades se presenten, estuvieron recorriendo la Costa Atlántica ofreciendo todo su arte musical.

Hace 17 años que visitan estas ciudades turísticas y a medida que pasa el tiempo, cada presentación es como un encuentro de amigos porque vuelven a encontrarse con la gente que siempre asiste y hasta extrañan a los que no van. Lo mismo le sucede a lo largo del año en cada localidad, en cada provincia en la que tocan, a las que siempre visitan por trabajo. “Las recorridas que hemos hecho han sido siempre por la música, no hemos dicho ‘nos tomamos vacaciones y nos vamos a pasear’, salgo siempre con el tecladito y los equipos atrás”, dijo Osvaldo.

La Costa se ha convertido en una vidriera para el desarrollo del grupo durante los otros meses; las personas los ven en enero o en febrero y eso les permite que después se mantengan en contacto y en algunos casos hasta los contraten para determinado lugar y evento.

Asimismo lo que les ha permitido que la temporada sea relativamente buena es que han cambiado un poco el show, no sólo brindan el repertorio musical sino que interactúan un poco mas con las personas que están en las mesas, Osvaldo recorre cada mesa, dialoga, les cuenta de la familia, hace chistes y eso a la gente le gusta mucho.

“Yo tengo en claro algo. Cuanto más humilde sos con respecto a la gente cuando vas a actuar, mas te contratan y mas te quieren. Hay lugares en los que no nos quieren, inclusive acá en Las flores y es porque no tenemos nivel de canciones, porque el nivel cool nunca me sirvió nunca y no me va a servir”, dijeron.

La vida en temporada

En la temporada, Patricia canta todos los días, sin descanso. En este marco contó que no se cuida la voz, que no precalienta ni hace ningún ejercicio antes a cada presentación.

También contaron cómo es la vida durante los dos meses que pasan en la Costa; lo que significa tener que estar siempre de buen humor para darle lo mejor al público, aun en la playa donde la gente los encuentra y los reconoce.

Señalaron que igualmente es como estar en Las Flores pero con la diferencia que cada noche tienen que salir a tocar. Asimismo comentaron que este año decidieron aprovechar a disfrutar un poco más las salidas en los momentos que no tienen que trabajar porque después se les pasa el tiempo y se van a arrepentir de no hacerlo. Ambos expresaron: “aprendimos que lo podíamos hacer por disfrute también, que no sea solo el trabajo, porque si no te mata”.

Estuvieron en Santa Teresita, San Clemente, San Bernardo y Mar de Ajó. En esta época descartaron Pinamar y Villa Gesell porque les resultaba lejos; Las Toninas porque, tal como comentaron, hace muchos años que iban y ya el público por ahí los veía grandes, por lo que los organizadores decidieron renovar y poner a gente más joven.

Realidad en la Costa

La crisis económica que atraviesa el país también se vio reflejada en la Costa durante las últimas vacaciones. Osvaldo y Patricia son la voz autorizada para comentar sobre esta realidad.

Confirmando y coincidiendo con algunos comentarios, dijeron que la primera quincena estuvo “flojísima” y en febrero “levantó un poco más”; que la gente vacacionó por pocos días, más que nada los fines de semana; que lo que se vio es que había muchas mesas vacías en los restaurantes y que los supermercados estaban llenos, generando que los comerciantes tengan que ajustarse bastante, además de mucho uso de tarjetas; mucha gente de mal humor, “agresiva”; que los dueños de departamentos y casas debieron ‘rebuscársela’ para poder alquilar y que las familias hasta se llevaron comida desde sus ciudades de origen y comían en la playa, algo que siempre se hizo, pero ahora en mayor medida. “La gente totalmente disconforme en todos los sentidos”, señaló Osvaldo.

No hay comentarios

Dejar respuesta