Jorge “Cuello” Cerbino y 40 años en la noche florense: un verdadero ícono de la diversión

0
440

Ya lo dijimos el año pasado porque, sin ninguna duda, hablar de Jorge Cerbino es hablar de la noche florense, de los espacios de diversión y de 40 años de trabajo y esfuerzo para que cada fin de semana sea único.

Una vez más, en el aire de la 107.7, “Cuello-Cogote- El Pelado” recordó todos y cada uno de sus proyectos; los bares y boliches que ideó, abrió y cerró;  lo que significa para él la actividad a la que tanto le ha dedicado; otras anécdotas y remembranzas; más lo que tiene preparado para este sábado 14 en Zoilo.

Comenzó su “trayectoria” con Oasis el 16 de septiembre de 1977. Considera que aunque fue el lugar más “feo” que hizo, fue el que más pegó.

Entre otras cosas, dijo que las cosas a las que no les encuentra explicación son: Naranjos, que fue el bar más lindo que hizo en su vida y duró solamente 3 meses porque nunca lo pudo hacer funcionar; Serapio que empezó lleno hasta que un fin de semana tuvo 70 personas y al otro no hubo nadie, lugar que nunca pudo remontar.

Cuello además comentó que una virtud que ha conseguido y tiene gracias a esta actividad es la buena relación que tuvo desde el comienzo con los chicos y que siempre le gustó trabajar con la juventud.

Después abrió Richard’s sobre Avenida Carmen donde hoy está el Banco Santander. Pasado un año lo cerró durante un mes, lo renovó y lo reabrió con el nombre de La Época en el año 84, el lugar que lo marcó y al que hoy destaca por sobre los demás. Esa reapertura fue posible gracias a la ayuda de muchos comerciantes y personas que siempre le dieron una mano.

Seguido fue el turno de Gas Oil; era en el mismo espacio pero por cuestiones impositivas tuvo que cambiarle la denominación. Después abrió Match Point pegado a la Heladería Buncy. En ese local tuvo la inventiva de pasar películas gratuitas, puso televisores en el centro del bar y todas las noches se llenaba de gente.

Naranjos fue el siguiente. Lo que hoy es Zoilo primero fue Tequila’s – contó por qué debió cambiarle el nombre-. Seguido Bartolo abrió sus puertas donde está hoy y el último fue Serapio que aunque hoy está en pie, no tiene el mismo fin para el que lo había creado.

En la nota también nombró a muchísima gente que trabajó junto a él en cada uno de esos lugares; también recordó a quienes no fueron empleados pero si amigos con los que compartió horas en cada uno de sus bares y boliches. Contestó mensajes y saludos, trajo a la memoria infinidad de anécdotas y aprovechó para invitar a la gran fiesta que se desarrollará este sábado en el boliche Zoilo donde además de comida y mucho para tomar se presentarán 4 bandas: Alejandro Colmeiro, Duo Cuore, Oscar Ovando e Hijos del Sofá.

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA