Tremenda inundación en Buenos Aires, La Pampa y otras provincias del centro del país

0
214

Las lluvias no merman y la situación hídrica de la Cuenca del Salado es cada vez más complicada porque las inundaciones son tremendas.

El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional y de todos los informes climáticos es muy poco alentador y aumentan las pérdidas en todo el centro de la Provincia de Buenos Aires – desde el oeste hacia el este – , en el sur de Santa Fe y Córdoba y en el noreste de la Pampa.

En un mapa que circuló en las últimas horas en distintos portales digitales y en las redes sociales se puede visualizar lo que también se muestra a través de distintas imágenes tomadas en varios distritos de la Provincia de Buenos Aires: las áreas inundadas y anegadas son el reflejo de importantes pérdidas económicas que impactarán considerablemente en todo el sistema productivo no sólo de la Provincia sino también del país.

La Confederación de Asociaciones Rurales y de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) informó que a poco más de 10 días de comenzar la siembra gruesa 2017/2018 en la llanura pampeana, la situación es realmente “desesperante” porque “prácticamente toda la cuenca del rio salado, desde la desembocadura en la bahía Samborombon extendiéndose hasta zonas de la pampa y sur de Córdoba, pasando por todo el oeste de Buenos Aires, se encuentra en graves problemas hídricos producto de las elevadas precipitaciones de este año”.

Según el informe de la institución agraria hay un total de 5,5 millones de hectáreas inundadas y/o anegadas que afectan a las producciones agrícolas, ganaderas y lecheras. A esto hay que agregarle la falta de piso por efecto de las napas altas, lo cual impide llevar adelante cualquier labor y también las zonas a las que es muy difícil acceder por el mal estado de los caminos.

“El análisis de una secuencia de imágenes satelitales muestra que estamos en el pico máximo de un fenómeno que se inició hace varios meses – en General Villegas el problema data de 15 meses-. De continuar las precipitaciones por encima de la media, la situación se seguirá agravando”.

En total, las hectáreas en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y Santa Fe son casi 22 millones, como se decía son 5, 5 millones las perjudicadas, lo que significa un 26% de área afectada.

Pero eso no es todo y los números siguen sorprendiendo: 1, 1 millones de hectáreas quedarán sin sembrar en Buenos Aires (entre trigo, maíz, soja y girasol), 203.424 hectáreas quedarán sin ser trabajadas en La Pampa – ambos informes de CARBAP –, en tanto que 301.000 cabezas de rodeo general vacuno morirán según el cálculo de la Sociedad Rural Argentina.

En lo que respecta a la agricultura, la no siembra en esa cantidad de hectáreas, significaría una pérdida económica de 1.051.461.508 de dólares, es decir 18.091 millones de pesos.

El stock ganadero en las provincias llega a un total de 32.686.027, el área afectada tiene alrededor de 14.104.024, lo que significa un 43%, muy elevado porcentaje.

En lechería, tal los datos aportados por la Dirección Provincial de Lechería del Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires, gran parte de la producción lechera de Buenos Aires está en la zona inundada: en Buenos Aires se estima un total de 467.625 vacas de las cuales 311.207 están en las zonas afectadas (67%); 2484 tambos en total de los cuales 1498 están en los sectores inundados (60%).

CARBAP resume la preocupante situación en el siguiente informe:

  • Poco más de 5.5 millones de hectáreas inundadas/anegadas, y al menos 2.5 millones de Has afectadas indirectamente, ya sea por problemas de acceso o napas altas y falta de piso.
  • En promedio más del 25% de la producción agrícola nacional se encuentra en la zona afectada, siendo el maíz con el 30% de la superficie potencial el que podría verse más perjudicado.
  • Mas del 60% del rodeo vacuno de Buenos Aires está en la zona afectada, que representa un 34% del stock nacional, se encuentra en una etapa crítica del ciclo productivo, que no solo puede afectar el ciclo actual, sino también los próximos.
  • El 67% de las vacas en ordeñe, de Buenos Aires, de la se encuentran en esta zona, afectando gravemente el desempeño de la actividad, llevando al cierre de tambos en muchos casos.
  • Una red vial totalmente colapsada, que refleja el mal manejo, y desvío de la recaudación de la tasa vial por parte de los Intendente Municipales. Más de 15.000 kms. de caminos, cortados o intransitables
  • La nula inversión en infraestructura hídrica de las últimas décadas, en una zona altamente productiva. Es necesario que las obras que están comenzando y por comenzar se mantengan en ritmo apropiado por los próximos años para tratar de mitigar el impacto de estos eventos, que cada año se vuelven más frecuente.
  • La vida rural nuevamente puesta a prueba, mucha gente al quedar aislada tuvo que mudarse a los centros urbanos, y varias escuelas rurales están cerradas momentáneamente ante la imposibilidad de asistir por parte de los alumnos y maestros.

No hay comentarios

Dejar respuesta