Gelené: “Si no se hubieran hecho las obras del Plan Maestro del Río Salado, estaríamos en una catástrofe”

1
807

El Ingeniero Alberto Gelené contó cuál es hoy la situación hídrica de la región ante las lluvias caídas y la acumulación de agua en las últimas semanas.

Aseguró que el fenómeno que se vive por estos días ya había ocurrido en el año 2015 mientras él estaba al frente de la gestión municipal. En ese momento, como también sucede ahora, Las Flores tenía un comportamiento muy diferente en cuanto a la situación de inundaciones respecto a los distritos vecinos.

El fenómeno, específicamente, es una secuencia de excesos hidrológicos producto de las precipitaciones en cantidad, más allá de las intensidades como por ahí ocurre a veces con inundaciones puntuales y en el tiempo localizadas por gran intensidad de lluvias. Hace dos años la gran cantidad de agua caía sobre la cuenca media del Río Salado y en esta oportunidad es generalizada en toda la provincia.

Esta realidad además se debe a un fenómeno que comenzó en el 2014 con un ascenso de napas muy grandes en Las Flores y la zona. Actualmente es en la provincia en general, a tal punto que en sectores más desérticos, hay tanta saturación extendida tan grande del agua tanto a nivel subterráneo como superficial que históricamente nunca habían ocurrido.

Es producto de secuencias – se podría decir que desde hace siglos – de precipitaciones por encima de 1000 milímetros. En lo que ha trascurrido del año, ya se está en esos 1000 mm. o más; eso se suma a que ha sido en el área de tiempo donde hay menos evaporación, menos posibilidad de atenuar los excesos hídricos.

“En fin de año ya se asomaba esta situación a partir de los excesos en el sur de Santa Fe, en el sur de Córdoba, La Pampa, que hacen que, si bien hoy por ejemplo no vemos en el Río Salado el mismo nivel de agua que en el 2015 por las obras que se hicieron, el Río Salado desde su nacimiento en el sur de Santa Fe hasta su desembocadura está totalmente saturado y todos los afluentes que concurren a él”, apuntó.

Gelené afirmó por esto que si no se hubieran hecho las obras del Plan Maestro hasta la Laguna del Infierno, Laguna de Las Flores Grande, estaríamos en una situación de catástrofe con cosas nunca vistas por nosotros. “Las obras han sido muy beneficiosas para la Provincia de Buenos Aires, para las poblaciones, para los productores”, resaltó.

En el 2015 el nivel que adquirió el Salado pero puntualmente en la cuenca media hizo peligrar de mucho riesgo la localidad de General Belgrano. Se alteó la defensa un metro, una defensa hecha hace más de 15 años o 20 que no había tenido inconvenientes. Eso ocurrió con el rio ya dragado y si bien faltaba algún puente poner en su cauce medio, el de la ruta 29, estaban todos los puentes hechos.

En 2001, 2002 pasaron situaciones parecidas, no existían por supuesto las obras, y los partidos azotados eran General Villegas, Carlos Tejedor y esa zona. En ese momento fue convocado para trabajar en la problemática pero hoy estamos en una situación mucho mejor de infraestructura pero el fenómeno tremendamente superior a todo lo visto en estos últimos 100 años en cantidad de agua caída en el territorio bonaerense.

Las obras

El Ingeniero puntualizó que la obra fundamental fue la del Canal 11 que se comenzó a realizar en el año 2003, 2004. Se inició desde la unión con el Arroyo El Gualichu y llegó hasta el partido de Tapalqué con todo el dragado y profundización – lo hizo Hidráulica provincial – y con el recambio de los puentes que antes eran de madera donde las columnas de quebracho trababan el escurrimiento del agua.

Otras indispensables fueron: en la zona de El Trigo, el Canal Pompeyo; la limpieza de los puentes del Arroyo Las Flores en distintos sectores del Partido; la construcción del canal del Pago de Oro afluente al Cementerio; ensanche importante del Arroyo El Gualichu y más recientemente la ejecución del canal de Risso afluente al Rio Salado con el dragado y la profundización; el canal del Cementerio que falta terminar muy poco y llegó hasta el kilómetro 180 de la Ruta 3 y a su vez el afluente del Canal del Cementerio que es el desagüe de la zona de la cuenca de la Laguna del Rebenque en donde se trabaja también muy bien, que todavía no llegó hasta el Rebenque y tiene que llegar hasta la Ruta 30, por la Escuela Agropecuaria que descomprimiría totalmente toda esa zona, culminando ya todo lo que complementa a la obra de la defensa de la planta urbana contra inundaciones.

“El efecto importante en el Arroyo Las Flores es el comportamiento del Rio Salado. Si el Salado no hubiera sido dragado, y sus puentes reemplazados desde el Canal 15 que es la Bahia Samborombon hasta la Laguna de Las Flore Grande, el Arroyo Las Flores – que está muy desbordado y cargado – hubiera provocado también trastornos mucho mayores de los que hoy ocasiona”, añadió.

1 Comentario

  1. lo que se hizo es totalmente insuficiente para solucionar el problema. Lo que se está haciendo se está haciendo mal, pero además ahora se está malgastando mucha plata. Lo que van a conseguir es que no se inunden ciudades, pero los campos van a seguir inundados, sobre todo en el oeste y los caminos intransitables varios meses.La gran Cuenca del Salado que incluye 5 provincias con un desarrollo mediocre y los dólares que necesitamos producir serán muchos menos. En la próxima inundación tal vez nos daremos cuenta de lo lamentable que es la acción de la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires y lo poco que entienden supuestos expertos como el que figura en el artículo.

Dejar respuesta