Adrián Favre, Productor Rural: «entran menos cabezas al Mercado porque hay mas retención en los campos; de todos modos no es malo ver tanta hacienda sin vender»

0
630
Mercado de Liniers. - Imagen Ilustrativa

En el Mercado de Liniers se superó recién hoy el millón de cabezas de ganado puestos a la venta en el periodo de un año, cuando en el 2015 se llegó a esa cifra el día 22 de septiembre.

Llama mucho la atención ese promedio, como así también la importante cantidad de animales que se ve desde la ruta en los campos, cuestión que en otras épocas quizá no se visualizaba de esa manera.

Adrián Favre, productor rural, dijo que es cierto que el Mercado tiene ingresos menores respecto al año pasado, más aun en referencia a años anteriores, y que es una tendencia que continúa.

Certificó que en Las Flores o en la zona de la Cuenca del Salado, de igual modo en diferentes puntos, es posible que se deba a una mayor retención de hacienda por parte de la gente en los campos.

“Retener una ternera más, dejar un animal más en el campo genera que a futuro tengamos más carnes pero que en el presente haya menos porque si no a esa ternera la venderías al mercado como gorda. Entonces esa particularidad de que la fábrica se puede vender, hace que la ganadería en los periodos de retención genere menos venta de gordo disponible”, explicitó.

Por otra parte expresó que posiblemente también haya menos demanda de los consumidores, pero que sale al revés, esto porque como se entrega menos, la gente también come menos; lo mismo que sucede cuando hay poca entrega, que el precio tiende a estar alto y se consume menos. “Hay más escasez de oferta que problemas de demanda”, aseguró.

Lo que sucede también es que normalmente un criador estándar que deja un 25%, 30% de la producción de sus siembras al año para volver a hacer las madres a futuro, es decir que vende un 70% y se queda con el 30, en estos mismos tiempos de retención de hacienda, se queda con el 50%, 60% y esa es una cabeza que el año anterior salió gorda y este está en el campo, que es lo que se nota de faltante.

El Mercado de Liniers, si bien es el de referencia, no es el único al que ingresan animales, concentra alrededor del 15% o el 20% de las operaciones del país pero igualmente hay otros frigoríficos, por ejemplo, donde se faena de manera directa.

La ganadería, especificó, es un proceso lento, continuo por lo que seguramente esta retención significa que habrá más carne dentro de 1, 2 o 3 años. Las terneras pueden recriarse, se pueden torar, hacerse madres, parir, criar su ternero y recién dentro de dos años estará el novillo gordo y más carne en el mercado para el consumidor.

En lo económico, se entiende que ante esa realidad hoy en día el precio caiga o se modere, de todos modos cuando más oferta de carnes haya, se moderen más los valores.

Animales en los campos

Actualmente se ve con buenos ojos que haya tanta cantidad de vacunos en los campos. Al respecto Favre recordó que durante la última etapa de Néstor Kirchner al frente del gobierno nacional, hubo muchísima baja del stock de hacienda por el cierre de las exportaciones y se pasó de tener 60 millones de cabeza a 50 millones en 4 o 5 años; esto significó una liquidación enorme y apareció una doble problemática: no sólo se cerró la exportación sino que también como la actividad no daba, el productor vendía, todos los productores vendían, el precio bajaba, el productor volvía a sentirse que no funcionaba, volvía a vender y era una vorágine de baja enorme, muy mala para el país.

Hace aproximadamente 4 años esa baja no se ha dado en tal magnitud, de a poquito se va subiendo; de 60 millones en 2008 hoy se está en 54 millones y creciendo cada vez más. Remarcó que “cuantas más cabezas tenga el país, tiene más fábricas. La forma sencilla de pensarlo que cuantas más fábricas, más empleos, más movimiento y una producción de esa fábrica más barata, carne más barata al consumidor. Pensar que si ves haciendo en los campos, es bueno para el consumidor”.

Sanidad

La sanidad en Argentina, ratificó el productor, fue mucho mejor hace 15 o 20 años cuando el país cayó con un problema grande de aftosa, uno de los circuitos que hace que la carne argentina valga mucho menos.

Hay muchos aspectos por mejorar, la aftosa sigue siendo la principal traba comercial pero está siendo controlada por vacunación y parece que seguirá así para no caer en una fiebre,  como sucedió durante la administración de Menem cuando se suspendió la vacunación.

Hay otras barreras que son más internas de la ganadería que se sortean con controles de enfermedades venéreas porque cuantas más observaciones hay, más posibilidades de preñar bien una vaca y generar más carne en el mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here